cabecera
Un día en Madrid, capítulo un tercio. 1 Comentarios. Viernes, 30 d Abril d 2004 por morbido en opinión

Antes de entrar en el Museo Reina Sofía te encuentras con unos increíbles ascensores de cristal, metacrilato?, (subí y bajé unas tres veces sólo para verlo por dentro). Seguramente habrá museos mucho mejores que éste pero merece la pena, y tanto, el guernica, Lola la peinadora y el osario de J. G. Solana, las esculturas de Blanca Muñoz, el gran masturbador, los nigredos...... fantástico entre los pinos.
Me gustó que hubiese tantos niños y abuelos pululando por allí (sobre todo en el patio jugando los primeros y tomando el sol los segundos) pero lo mejores es que ni unos ni otros quisieron ver los tétricos cuadros de Solana.
Lo más extraño de la visita fueron los seguratas, deben estar muy quemados (imagínate todo el día en un museo casi sin moverte viendo cosas que no entiendes y todo para que el chulo del barrio no se lleve un cuadro por lo bonito del marco), estaban todos discutiendo, ofuscados con la vida (o el jefe), que si ¿qué te ha dicho ese?, que si éste me ha dicho que no puedo dejar el puesto más de 20 minutos, que si tal y cual. Y cuando alguien les llamaba la atención por hablar, no tanto por cantidad de palabras sino por volumen, ellos se ponían a disimular, como en el colegio cuando nos mandaba callar el profesor no, sí yo no estaba hablando...... ha sido éste.
Por cierto estupenda la librería y no hace falta pagar la entrada del museo para llegar a ella.

nixon, 30 Abr 2004 13:08

Hablando de seguratas de museos.....hay un relato de Nick Hornby que se llama "El cristo de los pezones" que es increible. El libro es "Hablando con el angel" de Salamandra.

Nombre:

e-mail o web:
(opcional)
anti-spam:
(escribe escalextric para evitar spam)



| Olvidame.


Subir ^^^

Contenido bajo licencia Creative Commons.    ||    Powered by: CuteNews.    ||    XHTML & CSS