cabecera
La merienda 0 Comentarios. Miercoles, 15 d Septiembre d 2004 por morbido en opinión

La niña no dejaba de gritar. La madre tenía cara de derrotada mientras su hija mellada corría gritando y molestando a todo el mundo. El día anterior la madre le confesó a la abuela, entre lágrimas, que ya no podía con la niña, que era insufrible. Esa tarde la abuela le llevó a su nieta un pastelito para merendar y desde entonces la madre ya no sufre el incordio de su hija. El juez nunca entendió porque la abuela puso cianuro en la merienda. No entiende que una hija es una hija.

Nombre:

e-mail o web:
(opcional)
anti-spam:
(escribe escalextric para evitar spam)



| Olvidame.


Subir ^^^

Contenido bajo licencia Creative Commons.    ||    Powered by: CuteNews.    ||    XHTML & CSS