cabecera
Toda la verdad sobre Mr. Wyman. Episodio 2. 0 Comentarios. Martes, 15 d Marzo d 2005 por morbido en opinión

Mr. Wyman en la Pensión Gil

La última vez que Mr. Wyman se mostró en público estaba bajo los efectos de un brote esquizofrénico, o quizás no. Desde entonces, como bien dicen las primeras palabras de este párrafo nunca más se dejó ver en público.
Mr. Wyman odia la pintura, la escultura y todo tipo de arte reputado excepto la fotografía (si es que fuese un arte o incluso reputado). “Siento ante la fotografía la misma sensación que tuve en mi primer sometimiento sadomasoquista. Una mezcla de dolor y placer incomparable a cualquier otro arte”, como él mismo confesó.
Nadie conoce la edad de Mr. Wyman y es posible que nadie nunca pueda conocerla, ya que él, oficialmente, no existe. Él tan sólo ocupa la habitación 305 de cualquier pensión local.
Mr. Wyman se fija mucho desde que su madre en su lecho de muerte le dijo que los Wyman siempre se han fijado mucho. “Es hereditario”, comentó la buena mujer. Cuando digo lecho de muerte me refiero a los cinco años que pasó postergada en la cama de donde no salía ni siquiera para expeler (que conste en estas líneas que durante esos años la agridulce madre apenas manifestó algo más que lo anteriormente mencionado).
Como en toda familia de larga estirpe, los Wyman forman una larga estirpe, no sólo de taxidermistas especializados en armadillos y puerco espines sino también de filósofos de la vida y el amor. Sin ir más lejos el tatarabuelo de Mr. Wyman le dijo a su bisabuelo en cierta ocasión que los Wyman se han creado así mismos tanto como personas humanas como hábiles cirujanos del relleno y el ojo de cristal. Bueno, dicho sea todo de paso, estas palabras nunca ha podido confirmarse que saliesen de los labios del tatarabuelo Wyman, ya que (como todos ustedes saben) la esquizofrenia es hereditaria así como los hoyuelos en la barbilla o los problemas de próstata en edades imberbes.
En fin, yo tan sólo quería hacer justicia en estas líneas al tipo que inundó de lágrimas los ojos de los niños a lo largo de más de seis generaciones en ocho continentes, todos distintos, gracias a su impresionante empleo del escalpelo.

Las espeluznantes fotos que acompañan a este texto fueron realizadas por Nixon.

Nombre:

e-mail o web:
(opcional)
anti-spam:
(escribe escalextric para evitar spam)



| Olvidame.


Subir ^^^

Contenido bajo licencia Creative Commons.    ||    Powered by: CuteNews.    ||    XHTML & CSS